¿Somos incompatibles?


Esta que leéis en el titulo es la frase que seguramente mas se repita en la consulta de un consejero matrimonial, ¿Somos incompatibles? pero ¿Que hay de verdad en ella? En esta entrada vamos a revelar el doble filo de esta palabra tan recurrente y que el 99% de las parejas han tenido alguna vez en mente.

El camino hacia la vida estable

Cuando iniciamos nuestra andadura y aun somos solteros no tenemos que realizarnos esta pregunta, porque evidentemente no podemos ser incompatibles con nosotros mismos. Es por ello que no estamos acostumbrados a sufrir reacciones negativas a acciones concretas. Para que nos entendamos, no podemos enfadarnos con nosotros mismos.

discutiendo-los-dos

 

Esto varia de manera sustancial cuando tenemos que pensar por dos y nos vemos rodeados de situaciones desconocidas en un medio el cual se nos hace extraño.  Compartir vida es compartir alegrías, pero también momentos complejos y estresantes con lo que nuestras experiencias variaran según las circunstancias que nos rodean.

Es por ello que hay etapas en las que realmente podemos llegar a desconocer a la persona con la que compartimos todo, y realmente hay personas que cambian irremediablemente perdiendo la atracción sentimental que teníamos por ella, pero ¿Pasa así en todos los casos? NO.

En la gran mayoría de los casos que encontramos en terapia de pareja el cambio sufrido para que nos planteemos si somos incompatibles viene generado por una circunstancia periférica que crea esa negatividad provocando un cambio brusco en el comportamiento de uno de los miembros del núcleo familiar. Problemas de salud, problemas laborales, familiares, son factores relacionados directamente a nuestra vida. Por ello pueden mover los cimientos de nuestras relaciones sentimentales.

En busca del problema

Analicemos esos factores externos, ¿Que es lo que nos rodea?¿Donde o que puede provocar ese cambio?

Partimos de una base muy utilizada cuando las personas buscan un tratamiento a sus problemas y es la evolución sentimental que una familia adquiere con el paso de los años. Nunca estamos en un mismo punto y por ello todo no sera tan idílico como puede mostrarse en la fase 1 o fase inicial.

Cuando conocemos a nuestra pareja y nos encontramos en el comienzo de todo la mezcla entre atracción sexual y atracción sentimental crean un estado de necesidad y euforia que provoca un comportamiento idílico en ambos miembros.

¿Quien se pelea cuando esta en esa fase? Nadie! ¿Somos compatibles en esa fase? Totalmente. ¿Porque? Porque nuestro amor genera un cambio en nuestro comportamiento de complicidad y cariño que de manera natural evade cualquier tipo de enfrentamiento o disputa. De una manera mas general, prevalece el amor a nuestro yo real.

Esto se va diluyendo en el tiempo de manera irremediable (al 100% de las personas) esta demostrado que en todo psicoanálisis que se haga la caída en la afectividad y amor inicial va decreciendo con el tiempo. Esas mariposas en el estomago, ese nerviosismo, ese deseo no dura para siempre, pero ello no es malo, ya que nace otro tipo de amor muy distinto e igualmente fuerte que entraría en la siguiente fase.

La terapia como nexo entre fases

Siempre podemos tomar lo bueno de cada fase e intentar prorrogarlo en el tiempo. Así conseguiremos que todo sea mas fuerte y menos traumatice. relacion-muy-feliz

 

Cuando tengamos ese sentimiento de incompatibilidad, que normalmente esta generado por disputas continuas pensemos en la psicología social básica. Si conseguimos detectar de donde viene el problema y tomamos parte de la anteposición del amor a la pelea de la fase 1 evitaremos la inmensa mayoría de los conflictos que se dan habitualmente.

No es complicado, solo hace falta psicoanálisis casero, es gratis y todos podemos hacer en casa. El efecto a corto plazo sera una pareja mas fuerte y menos peleas que nos desgasten.

Vosotros podéis y tu lo sabes!
 

 

Leave a Reply

Required fields are marked *.